Andrew Nham holding his Diploma in front of Oakland Technical High School Credit: Courtesy of Andrew Nham

Don't miss a story

Subscribe to The Oaklandside newsletter.

Este artículo fue traducido por Azucena Rasilla.

Leer en inglés.

Este artículo es el primero de una serie producida en asociación con YouthBeat, una organización sin fines de lucro que provee a los adolescentes de Oakland con enseñanza en medios digitales, tutoría profesional y oportunidades de empleo. Oaklandside realizó talleres de periodismo con miembros de YouthBeat este verano, incluyendo a los tres autores de este reportaje, Chuyi Fang, Diana Yee y Olin Pritchard, mientras desarrollaban ideas para historias y trabajaban en pequeños equipos para producir artículos los cuales publicaremos en los próximos días.

Para muchos jóvenes, utilizar la tecnología para comunicarse es algo que se da de manera natural. El tomar clases completamente desde casa es algo completamente diferente.

Hoy, miles de estudiantes de las escuelas públicas de Oakland están comenzando el año escolar con al menos cuatro semanas de aprendizaje a distancia, con la esperanza de que parte de la instrucción pueda ocurrir en persona por fases. Ese plan, junto con las negociaciones en curso entre el distrito escolar y el sindicato de maestros, ha provocado un debate entre estudiantes, maestros, administradores y miembros de la comunidad. Queda mucho por ver, pero sabemos que los estudiantes de Oakland no regresarán a sus aulas escolares durante al menos un mes más y tal vez mucho más.

Los estudiantes del distrito unificado de Oakland ya asistieron a clases de forma remota durante más de dos meses en la primavera. Muchos de ellos están iniciando el curso escolar con opiniones e ideas sobre cómo se podría mejorar el aprendizaje a distancia. Les pedimos a ocho de nuestros compañeros, estudiantes de secundaria y preparatoria en Oakland, que compartieran sus pensamientos sobre el aprendizaje remoto y ofrecieran ideas sobre cómo podría funcionar mejor este año escolar. Esto es lo que nos dijeron, en sus propias palabras.

Ayah Jackson, 15, segundo año de preparatoria, Oakland High School

Ayah Jackson, 15, segundo año de preparatoria, Oakland High School Credit: Courtesy of Ayah Jackson

[El aprendizaje a distancia es] complicado. Algunos maestros ni siquiera calificaron porque de acuerdo al distrito escolar, no pueden hacerlo. Si no quieres, no tienes que ir a clase. Algunos maestros ni siquiera se presentaron a las clases. Realmente no te daban trabajos para la clase. La única clase en la que realmente trabajé fue Biología.

Lo peor es que no tenemos ninguna interacción en persona con los maestros. Siempre necesito ayuda de mis maestros, es algo que necesitamos y es muy importante. Hay tanta distracción en casa para mí. Yo curse el octavo grado en linea por que la escuela pública a donde tenía que ir no era para mi. Cada dia que iba me sentía mal y comencé a fallar. 

Necesitamos algún tipo de sistema en línea. Quizás grabar cuando los estudiantes están trabajando. También limitar el uso del sistema en línea de la organización Khan Academy. También, tener clases más pequeñas para los estudiantes que necesitan más ayuda. Y, dejar que los maestros vean a los estudiantes si lo necesitan. 

Andrew Nham, 18, Oakland Technical High School (Graduado 2020)

Andrew Nham sosteniendo su diploma frente a Oakland Technical High School Credit: Courtesy of Andrew Nham

Los últimos dos meses de escuela, la carga de trabajo fue menor de lo que hago habitualmente. En general, hay menos trabajo y las lecciones han sido más sencillas. Sin embargo, el aprendizaje virtual no funcionó para mí porque habría aprendido más si estuviera presente en en el salón de clases. 

Si pudiera hacer mi propio plan de estudios, me centraría mucho más en cosas como experimentos imaginativos, ya que creo que el aprendizaje virtual es más auditivo que visual. Además, las clases deberían ser más cortas porque, obviamente, los profesores tienen menos cosas que mostrar cuando están restringidos por una pantalla. Las reglas deberían ser las mismas en un salón de clases normal: no gritar, ni hablar cuando el maestro está hablando, no salir de la clase, etc. Personalmente, implementaría que solo haya un micrófono prendido, ya que a veces mis compañeros tenían sus micrófonos prendidos y se detectaba todos los ruidos y te lastimaba los oídos. Aunque parece ser buena idea que todos los estudiantes tengan sus micrófonos prendidos, simplemente eso no funciona en una reunión a través de Zoom. El ruido de fondo perjudica el entorno de la clase.

Maida Zoeller, 11, 6to grado, Oakland School of the Arts

Estudiante de Oakland School of the Arts, Maida Zoeller Credit: Courtesy of Maida Zoeller

Es un poco difícil porque a veces la señal de internet de los maestros se corta y las clases son mucho más cortas, por lo que no puedes hacer tanto y no es tan divertido. Nuestros maestros básicamente nos hablan sobre una lección durante 15 minutos y luego dicen, está bien, puedes irte. Nos dieron mucho menos trabajo y es mucho menos divertido porque no te enseñan tanto. Además, muchos estudiantes no entran a clase o no ponen atención. Extraño hablar con muchos amigos de la escuela primaria Lincoln porque no tengo sus teléfonos y no pude despedirme de ellos. 

Haría las clases más largas y tomaría lista; y me comunicaría con los padres de los que no atendieron. También daría receso y asignaría y hablaría de la tarea. Usaría un pizarrón, y dejaría que los estudiantes vieran los libros de texto en vez de ver la pantalla. También me aseguraría de que el audio funcione y todos los alumnos puedan escuchar. Me gustaría que todo fuera lo más normal que se pueda. Pero no estar al frente de la computadora seis horas seguidas, eso es demasiado, me volvería loca. 

Kelis Lacy, 17, último año de preparatoria, Madison Park Academy

Kelis Lacy, 17, estudiante de Madison Park Academy. Credit: Courtesy of Kelis Lacy

Con las clases en línea los maestros apilan el trabajo y tienes que hacerlo todo. No pueden explicar exactamente lo que tiene que hacer y no saben si los estudiantes tienen el equipo necesario para hacer el trabajo.

No me gustaba quedarme en casa, así que terminé como voluntaria en la escuela. Me gusta ayudar, me gusta estar activa. Así que le pregunté a mi maestro si estaba bien si podía ayudar y me dijo que sí. Entonces comencé como voluntaria y una cosa llevó a la otra y luego comencé una pasantía. Al principio, estaba trabajando con computadoras, luego empecé a hacer otra cosa. Ahora ayudo a hacer caretas de plástico para los hospitales y las casas de retiro.

A mi me gusta hacer otras actividades. Me gusta el trabajo de la escuela pero también tener días donde hacemos otras cosas, y realmente nos conectamos. En vez de que todo sea puro trabajo.

Jasmine Yee, 15, tercer grado de preparatoria, East Bay Innovation Academy

Jasmine Yee en casa in Oakland. Credit: Courtesy of Jasmine Yee

Personalmente, la escuela en línea parecía ser mucho más fácil que una escuela normal. La única dificultad era que el wifi en casa a menudo no era estable. Los profesores también parecían tener dificultades. Algunas clases eran más sencillas con menos asignaciones y otras aún tenían la misma carga de trabajo. Creo que el aprendizaje en línea fue más fácil para mí porque no tuve que preocuparme por mi horario. (La mejor parte es) definitivamente poder quedarme en casa con mi familia.

Algunas clases eran aburridas y no muy interesantes. El maestro simplemente nos decía que usaramos el tiempo de clase como tiempo de trabajo. Si tuviera que cambiar eso, querría más proyectos para trabajar en equipo en lugar de asignaciones individuales. La carga de trabajo era abrumadora y el tiempo para entregar trabajos era muy limitado. Lo que lo empeoraba era que algunas asignaciones no tenían instrucciones claras. Desearía que hubiera más oportunidades para platicar con los maestros uno por uno porque a veces no tenía ni idea de como hacer los trabajos o las tareas. Quiero estructura y dar más tiempo para entregar los trabajos. 

Alberto Dominique, 18, Skyline High School (Graduado 2020)

Alberto Dominique graduó de Skyline High School en la primavera de 2020 Credit: Courtesy of Alberto Dominique

Los últimos dos meses, la carga de trabajo disminuyó y mi nivel de motivación cambió. Por ejemplo, en la clase de literatura había perdido toda motivación por los trabajos que no eran obligatorios. Sobre mis clases, algunas de ellas continuaron manteniendo la estructura durante la orden de quedarse en casa, mientras que otras clases se detuvieron tan pronto como cerraron las clases. No hicimos aprendizaje virtual, sino aprendizaje independiente. Esto significaba que el maestro ya no nos instruía, sino que nos daba instrucciones guiadas. Hablando de aprendizaje virtual, la mejor parte para mí es que tenía control total sobre mi horario, pero hay muchas distracciones en mi aprendizaje.

Si pudiera diseñar un plan de estudios a distancia, me gustaría que los profesores crearan sus propios módulos en línea como Khan Academy. Además, que los estudiantes participen en algún tipo de actividad que promueva el aprendizaje, mientras que las clases sigan el formato “Pomodoro.” La tarea no debería ser obligatoria, pero sí recomendada. Si los estudiantes necesitan practicar, pueden hacer el trabajo y recibir comentarios de los maestros. Si están avanzados en alguna lección, poder omitir los trabajos para no perder el tiempo.

Kleyverson Mendez, 16, tercer año de preparatoria, Fremont High School

Kleyverson Mendez, 16, asiste a Fremont High School en East Oakland. Credit: Courtesy of Kleyverson Mendez

Creo que [el aprendizaje a distancia] no funcionó. Soy el tipo de estudiante que hace todo mi trabajo en la escuela y no me gusta trabajar en mi casa. En la escuela no tienes nada que te distraiga y en casa tienes muchas cosas que te distraen, por ejemplo, tu teléfono. Es difícil hacer la tarea en la casa. Y a veces no entiendo al profesor. Algunos de los profesores simplemente nos dan trabajo sin dar explicaciones. Extraño la ayuda de otros profesores y la ayuda de mis amigos. Los profesores ni siquiera nos responden cuando otros compañeros y yo hacemos preguntas. Lo que cambiaría es dar menos trabajo. Una de las cosas que no quiero es tener una clase larga de más de una hora.

Zoe Pritchard, 12, séptimo grado, Julia Morgan School for Girls

RELATED STORIES

Zoe Pritchard está ingresando al séptimo grado en Julia Morgan School for Girls. Credit: Courtesy of Zoe Pritchard

Los últimos dos meses [de escuela] fueron miserables. Para mi escuela, usamos Zoom para tener clases en línea y la mayor parte del tiempo no la pasábamos viendo el trabajo en el monitor. La carga de trabajo fue menor pero mi nivel de motivación fue muy baja. 

Las clases que más disfruté fueron las que nos ponían a hacer algo donde no teníamos que estar viendo la computadora. La mejor parte de tomar las clases en línea, es que podía comer algo a la hora que quisiera. Lo peor es que el aprendizaje no se sentía real por que no estabas con nadie. 

Si pudiera diseñar mi propia guía de aprendizaje, me gustaría que la mitad de los estudiantes estuvieran en la escuela y la otra mitad por Zoom. También le pediría a los estudiantes que me dijeran como mejorar el ambiente de aprendizaje a distancia. En términos de tarea, tendriá un solo lugar donde guardar todas las tareas de todas las clases para mantenerte organizada y daria menos tarea de lo normal. 

Anthony Diaz, 14, primer año de preparatoria, Skyline High School

Anthony Diaz con su obra de arte frente a la pared de exhibición en Montera Middle School. Credit: Courtesy of Anthony Diaz

Estuvo más o menos. Cuando tenía que hacer los trabajos en línea, los entregaba y me daban muchos puntos. Cuando tenía que hacer la tarea, se me hacía un poco difícil. A veces trabajaba en las tardes o en las noches. Lo que más me gustaba era mandar los videos a través del modo en línea de Google. Y lo que más me gustaba era escribir acerca de superheroes. 

Si yo pudiera hacer mis propias clases en linea, me tomaría el tiempo para preguntarles a los estudiantes como les va en su dia, como les fue el fin de semana y que es lo que más les gusta hacer. Quizás tendría clases de arte, ciencias, clase de computación, de educación física. Antes iba al parque con mi familia, y aunque solo caminábamos me recordaba a la clase de educación física que hacía en Montera. Extraño esa escuela.

Has our journalism earned your support?

We believe all Oakland residents deserve more in-depth reporting, perspectives, and information resources to help us all better enjoy, understand, and impact our beautiful city.

If you find our work valuable, we hope you’ll show your support and keep our journalism free for all readers by becoming a monthly member of The Oaklandside.

Chuyi Fang

Chuyi Fang is an Oakland High School senior and an intern at Youth Beat at KDOL TV. She’s heading to UC Davis in the fall of 2020 to pursue her study in Cinema and Digital Media, with a goal of one day producing films that educate others, that bring new perspectives, and inspire a change in the world.

Diana Yee

Diana Yee is 18 years old and an intern at Youth Beat at KDOL TV. She will be heading to UC Santa Cruz in the fall to pursue her study in Computer Science: Video Game Design.