Esta semana, inquilinos de Oakland obtuvieron otra victoria al ganar más protecciones contra desalojos y hostigamiento por parte de propietarios. Credit: Pete Rosos

Don't miss a story

Subscribe to The Oaklandside newsletter.

Actualización, 21 de julio: El Ayuntamiento de Oakland ha extendido la moratoria de desalojo de la ciudad, luego de la extensión de su propia ordenanza del condado de Alameda la semana pasada. Los funcionarios de Oakland han decidido aprobar la moratoria de los desalojos hasta que el consejo levante el estado de emergencia local, mientras que la moratoria del condado finalizará el 30 de septiembre, probablemente antes. Las dos ordenanzas son similares, pero Oakland puede optar por no participar con la implementada por el condado en el caso en que se determine que su propia ley tiene protecciones más estrictas para los inquilinos.

Historia original, 17 de julio: Una nueva extensión de la moratoria de desalojo del condado de Alameda hace que sea ilegal que los propietarios expulsen a los inquilinos de sus hogares por casi cualquier motivo hasta el mes de octubre.

La votación del martes de la Junta de Supervisores del condado no solo remueve los desalojos hasta el otoño. También evita que los propietarios desalojen a un inquilino que no pagó el alquiler entre el 24 de marzo y el 30 de septiembre por haber perdido ingresos por la pandemia. Los inquilinos tienen un año para pagar el alquiler, o el propietario puede llevarlos a los tribunales para cobrar el dinero. Pero la deuda nunca puede usarse como motivo de desalojo.

El Condado de Alameda adoptó por primera vez una moratoria de desalojo de “urgencia” a finales de marzo, luego la actualizó y se extendió en abril. Esa ordenanza, considerada una de las medidas de protección de inquilinos más fuertes en el estado, expira el 20 de julio. 

En una votación 3-0 en junio y nuevamente el martes, los supervisores aprobaron una ley oficial, extendiéndose hasta el 30 de septiembre y retroactivamente aplicando todas las reglas actuales al mes de marzo.

“Esta fue una batalla muy reñida,” dijo Reetu Mody, abogado del Centro Legal de la Raza. “Hay una sensación de alivio. La gente estaba realmente asustada, ¿Cómo voy a pagar el alquiler de agosto? Y como los casos de COVID están aumentando, ¿voy a terminar en la calle con toda mi familia?”

¿Confundido con las reglas de desalojo en Oakland y el condado de Alameda? Tenemos respuestas a sus preguntas.

Con el Distrito Escolar Unificado de Oakland planeando comenzar el semestre de otoño con educación remota en casa, perder una vivienda estable también podría evitar que los niños obtengan una educación, dijo.

Oakland tiene una moratoria de desalojo similar a la del condado hasta el 31 de agosto. La ciudad puede optar por no cumplir con las reglas del condado de Alameda solo si la ley de la ciudad es más estricta.

Los grupos locales de propietarios de vivienda han informado que la gran mayoría de los inquilinos del este de la Bahía todavía están logrando pagar el alquiler a pesar de las altas tasas de desempleo. Pero a medida que los ahorros disminuyen, y con las altas tasas de beneficios de desempleo que finalizará este mes, los defensores de los inquilinos dicen que aquellos de bajos ingresos se están quedando sin opciones.

Mody dijo que muchos de sus clientes que han sido despedidos o que se han enfermado se ven obligados a decidir entre pagar por necesidades como el medicamento para la diabetes y el pagar por el alquiler.

Algunos propietarios de vivienda también están experimentando dificultades financieras debido a la pérdida de ingresos de alquiler de los que dependen para mantener a sus familias o pagar sus propios gastos de vivienda, dijo la Asociación de Viviendas de Alquiler del este de la Bahía, un grupo local de propietarios. No hubo representantes disponibles para hablar con Oaklandside el jueves, dijo un miembro del personal, pero la organización envió un comunicado por escrito.

“Los proveedores de vivienda (particularmente los dueños de un número pequeño de viviendas) han sido severamente afectados por la pérdida de los ingresos incurridos debido a la moratoria de desalojo,” dijo el comunicado. “Los propietarios dependen de los pagos de alquiler para cubrir sus gastos de hipoteca, impuestos, mantenimiento y para pagar a sus empleados y proveedores. La demora indefinida de los pagos de alquiler crea dificultades económicas.”

El grupo citó el ejemplo de una madre soltera dueña de un conjunto de dos departamentos, ella vive en una unidad y cobra el alquiler por la otra. El comunicado también indica que, las políticas deberían centrarse en proporcionar asistencia de alquiler en lugar de imponer una moratoria que afecte a los propietarios.

Sin embargo, algunos inquilinos y defensores pidieron una extensión aún más larga durante la reunión de la junta de Supervisores del martes. Argumentaron que es poco probable que haya una vacuna disponible para el mes de octubre y que todos recuperen sus trabajos para entonces. Poner fin a la moratoria en un par de meses dará como resultado un aumento en la falta de vivienda mientras el virus aún se está propagando, dijeron.

Los inquilinos de Oakland obtienen protecciones más permanentes

Poco después de que el condado extendió su moratoria de desalojo, el Ayuntamiento de Oakland aprobó su propia actualización de medidas de protección de inquilinos, que no caducarán cuando finalice la pandemia.

El voto casi unánime (la concejal del Distrito 3, Lynette Gibson McElhaney, que representa al oeste y al centro de Oakland, no votó), aprueba las actualizaciones de las tres leyes de protección para inquilinos de Oakland: la Ordenanza del Programa de Ajuste de Renta, la Ordenanza de Causa Justa de Desalojo y la Ordenanza de Protección del Inquilino .

Las nuevas reglas dicen que los propietarios no pueden hostigar a los inquilinos bloqueando acceso a servicios públicos como agua, gas y electricidad, amenazando con denunciarlos a las autoridades de inmigración, grabando videos en sus departamentos o usando otras tácticas. Estas actualizaciones de protección para inquilinos no se propusieron debido a la pandemia, pero ayudarán a abordar los nuevos problemas que surgieron durante la crisis del coronavirus, dijo Mody.

Los inquilinos también podrán traer a nuevos subinquilinos si el propietario “se niega injustificadamente” a aprobarlos. Actualmente, por ejemplo, un propietario podría negarse a rentar una tercera habitación vacante porque solo había dos inquilinos en el contrato original, o podría negarle a un nuevo inquilino basado su puntaje de crédito, incluso si es alguien que se está mudando con sus padres  y no pagará alquiler.

La pérdida de empleos, las necesidades de cuidado infantil y las limitaciones de cuidado de ancianos han llevado a muchas familias a tener que mudarse juntos esta primavera y verano, dijo Mody. La nueva ley de Oakland les da la libertad de hacerlo en muchos casos, incluso si el propietario se opone.

Incluso con la nueva flexibilidad, la mayoría de los inquilinos con los que trabaja Mody todavía están tratando de pagar el alquiler si es posible, dijo.

Mody enfatizó que sus clientes están haciendo lo imposible para pagar su alquiler de buena fé. Y, aquellos que no pueden, es porque de verdad no tienen los fondos para pagar, no porque estén guardando dinero para algo más, dijo. 

Este artículo fue traducido por Azucena Rasilla.

Has our journalism earned your support?

We believe all Oakland residents deserve more in-depth reporting, perspectives, and information resources to help us all better enjoy, understand, and impact our beautiful city.

If you find our work valuable, we hope you’ll show your support and keep our journalism free for all readers by becoming a monthly member of The Oaklandside.

Natalie Orenstein

Natalie Orenstein covers housing and homelessness for The Oaklandside. She was previously on staff at Berkeleyside, where her extensive reporting on the legacy of school desegregation received recognition from the Society of Professional Journalists NorCal and the Education Writers Association. Natalie’s reporting has also appeared in The J Weekly, The San Francisco Chronicle and elsewhere, and she’s written about public policy for a number of research institutes and think tanks. Natalie grew up in Berkeley and has only left her beloved East Bay once, to attend Pomona College.